Especial relatos, cuentos, poemas y letras. Hoy Halloween

Halloween es la fiesta del año que más me gusta. Puedes sacar la oscuridad que hay en ti y nadie te mira mal :) ¿Un cojín oscuro? Sí, también tenemos nuestros malos días. Es el especial de hoy: El arte de decorar en Halloween de José Carlos García. Nos os lo perdáis que vale muuuucho la pena.

Halloween
Fuente: overdeliver




En los últimos meses, un acontecimiento había convulsionado el vecindario, debido en gran parte a lo inexplicable del suceso. Uno de los vecinos, un hombre felizmente casado y de carácter muy alegre, había desaparecido de la noche a la mañana. Lo último que se supo de él, es que había salido de casa para tirar la basura, y nadie más volvió a verle desde entonces…
La desaparición había tenido lugar en verano, y el paso del tiempo, unido a la falta de novedades en las pesquisas policiales, había ido sumiendo a las personas que le conocían en una extraña tristeza generalizada, algo normal si se tiene en cuenta que apenas había criminalidad en el barrio, y que todo el mundo, en mayor o menor medida, se conocía y se trataba con cordialidad. Y así pasaron los meses, entre el misterio y las dudas por lo sucedido.
Ese estado general de tristeza y desconcierto, iba a ser eclipsado durante unas horas por un evento muy especial para los niños y niñas del barrio: la noche de Halloween.
Como venía haciendo en los últimos 10 años, Jonás había decorado el interior y el exterior de su casa concienzudamente para la ocasión. Era fácil encontrar calabazas, ataúdes, murciélagos, lápidas, telarañas, y un buen número de objetos decorativos repartidos tanto en el salón como en el porche de entrada a la casa.

Aunque en su infancia no existía esa tradición exportada del otro lado del charco, Jonás disfrutaba abriendo las puertas de su casa a todas las personas del barrio que quisieran ver su decoración de Halloween. Y por supuesto, también disfrutaba dando caramelos y chucherías a cada niño y niña que llamara a su timbre. Era un hombre muy afable y apreciado por sus vecinos. Claro que nadie conocía su profesión verdadera, porque quizás…no le apreciarían tanto.
Para aquel año, Jonás se había superado con el realismo de uno de los objetos que decoraban su salón. Lo había conseguido meses atrás, y tuvo que trabajar mucho para darle la forma definitiva. Según fueron llamando al timbre niños y niñas acompañados de sus padres, Jonás les dejaba entrar en casa mientras buscaba algo de dulce para darles. Cada persona que observaba el salón, se quedaba hipnóticamente atraída por el mismo objeto, el que Jonás había añadido ese año a su habitual decoración. Ese objeto era una calavera, y parecía muy real. Demasiado real.
No había persona que no le preguntara a Jonás sobre el lugar donde había comprado la calavera. Éste respondía siempre igual: si lo dijera, perdería la exclusividad y el misterio. Además, ya que no había en todo su salón ningún objeto más del mismo tipo, destacaba sobremanera. Las horas de la noche fueron pasando, y cuando Jonás creyó que no iría nadie más a su casa, cogió una silla y se sentó a contemplar la calavera.
Le había quedado preciosa. Si sus vecinos supieran que él en realidad era taxidermista, y que esa calavera había pertenecido a una persona de verdad,  concretamente al vecino desaparecido meses atrás, jamás volverían a visitarle. Durante 10 años, Jonás había decorado su casa con los típicos productos que podían comprarse en tiendas, y había sentido la necesidad de dar una vuelta de tuerca a todo eso. Así que, tras secuestrar al vecino aquella noche, había acabado rápidamente con él, deshaciéndose del cuerpo, con excepción de la cabeza, que iba a ser su gran trofeo, la joya de la corona. Había cubierto bien sus huellas, y esperado con enorme ilusión la llegada de aquella noche, donde todo había sido un éxito.
Bendito Halloween, que permitía exhibir cosas así sin levantar sospechas.

Palabras del autor:


Me llamo José Carlos García, y nací en Granada en 1988. Actualmente sigo residiendo en esta maravillosa ciudad tan carismática como especial. Soy licenciado en Derecho por la Universidad de Derecho de Granada, y desde mediados de 2015, compagino mi camino en el mundo laboral jurídico con mis primeros pasos en el mundo de los blogs literarios, ya que a finales de julio del pasado año abrí mi blog “La burbuja literaria de J.C”. Podéis acceder a él en este enlace:


No hay un género al que me dedique por completo, ya que disfruto narrando diferentes historias en cualquier temática, como podréis comprobar visitando mi blog.

Como datos a destacar, he colaborado en la web "El poder de las letras", hago reseñas de libros y cómics para la web "Universo la maga", y he escrito artículos jurídicos para la web "Mundojurídico.info". 




Los otros:

Navidad



¡Gracias José Carlos por tu relato y que tengas mucha suerte con tu blog y tu vida!

Quizás también te interese...

15 comentarios:

  1. Muy buena historia. Me encantan este tipo de relatos oscuros y macabros. Aunque no veo tan raro tener una calavera en casa, bueno, será defecto de profesión :P

    Creo que Halloween también es mi fiesta favorita. Solía hacer maratones de pelis de terror esa noche. En Bélgica no se celebra, pero hace dos años propuse hacer una fiesta y todos nuestros amigos parecían que estaban esperando a que alguién lo se le ocurriera. El año pasado un mes antes ya nos estaban preguntando que ibamos a preparar para Halloween. Creo que nos hemos quedado de organizadores de la misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje maestros de ceremonias de Halloween en Bélgica. Oye podriais hacer una peli de terror en plan mockumentary :)

      Yo tampoco veo raro una calavera en casa... Antaño en mi casa había de todo: esqueletos, arañas gigantes, etc. ¡Durante todo el año! y una muñeca colgada en la puerta O_o

      Eliminar
    2. Una peli-docu de terror,... interesante. Veré como andamos de tiempo y pensaré en un guión- Qué yuyu la muñeca. No puedo con las muñecas. Es lo único que no podría poner en mi casa. De pequña me regalaron dos de porcelana y las encerraba en el armario con llave por la noche.

      Eliminar
    3. Mi má tenía un payaso, un día me dijo que me lo iba a enseñar y me pasé tres días escondid@ en el cajón de los calcetines :(

      Eliminar
  2. Muy buena hostoria :D Halloween es una de mis épocas del año favoritas (¿¿será porque me encanta y rechifla el otoño y todo lo que de yuyu?? xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que dé yuyu siempre es bienvenido en casa :) ¿Te gusta el otoño? Es mi estación preferida ^_^

      Eliminar
  3. A mí Haloween es una fiesta que me mola, aunque no suelo disfrazarme. El año pasado fui de tigre, que no es muy aterrador pero me gusta llevar colita de peluche :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te me estás insinuando Holden? Se me ha erizado el lacito cuando he leído colita de peluche.
      Tu colita es de pelo largo tipo Chewbacca o de pelo corto tipo kiwi

      :)

      Eliminar
  4. Me alegra que haya gustado esta historia. Claro que no es raro tener una calavera de adorno, al menos en Halloween, pero no todas parecen tan reales como la del misterioso Jonás. Para el próximo Halloween escribiré una nueva historia de este personaje :P ¡Un saludo y gracias por la promoción!

    ¡Sois tod@s bienvenid@s a mi blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti José Carlos :)

      Muchas suerte con tu blog

      Eliminar
  5. A mi esta fiesta no me gusta nada, eso de calaveras, arañas, y demás abalorios no son de mi agrado. Lo que si me gustan son las calabazas alumbradas con velas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nooooo? ¡Con lo divertido que es! Bueno a cada un@ le gusta lo que le gusta. ¿Qué te hicieron pasar mucho miedo en algún Halloween?

      Besos:)

      Eliminar
  6. Me encantó jeje, vaya relatazo :) hubiera sido genial nacer en un país donde esta fiesta se celebra con tantas ganas, al menos para vivirlo de peques. Halloween es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que sería genial, mucho mejor que ir al cementerio con el ramo de flores. Sobretodo, como dices, para los más pequeños.

      Recuerdo de pequeñ@ que lo celebraba solit@ porque todo el mundo decía que era una fiesta yankee y que perdía la tradición de mi país... ¡Yo solo quería divertirme!

      Besitos humana preferida :)

      Eliminar